SEMILLAS DE CÁÑAMO

(Cannabis Sativa l.) para uso alimentario procedentes de nuestros cultivos ecológicos certificados CCPAE.

Las semillas de Cáñamo se consideran un súper alimento, debido a su riqueza en proteínas, ácidos grasos esenciales, fibra y minerales como el magnesio y el hierro.

En una ración de este alimento, se aportan la mayoría de necesidades diarias de estos componentes. Su sabor es agradable y dulce, parecido a las almendras. Se puede comer sola o mezcladas en yogures, tartas y batidos.

Si quieres comprar semillas de cáñamo peladas estás a un sólo paso de disfrutar.

4,40/ud.
150150500500
Limpiar

DANOS TU VALORACIÓN:

(3 valoraciones de clientes )

3 valoraciones en SEMILLAS DE CÁÑAMO

  1. Greenbear

    Las semillas de Cáñamo se consideran un súper alimento, debido a su riqueza en proteínas, ácidos grasos esenciales, fibra y minerales como el magnesio y el hierro.

    En una ración de este alimento, se aportan la mayoría de necesidades diarias de estos componentes. Su sabor es agradable y dulce, parecido a las almendras. Se puede comer sola o mezcladas en yogures, tartas y batidos.

    Si quieres comprar semillas de cáñamo peladas estás a un sólo paso de disfrutar.

  2. Patricia

    Maravillosas

  3. Anónimo

    Las probé y me encantaron combinan con todo tipo de alimentos y son perfectas para cualquier momento, puro vicio. El envío fue rápido y en buen estado sin duda repetiré

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PROPUESTA DE RECETA

Leche de semillas de cáñamo

Es una bebida vegetal y de alimentos crudos preparada simplemente mezclando las semillas de cáñamo con agua.

Te vamos a enseñar cómo hacer leche de semillas de cáñamo.


  • Dosis para 4 personas.
  • Preparación 15 minutos y 1 para remojar

Ingredientes:

  • 100 g de semillas de cáñamo peladas.
  • 1 litro de agua.
  • Un pizco de sal.
  • Opcional: 1 o 2 cucharadas de jarabe de arce.

Instrucciones:

Pesa las semillas de cáñamo, cúbrelas con 200 ml de agua fría y déjalas en remojo durante una hora.

Mezcla las semillas de cáñamo ablandadas, junto con el agua de remojo, en la licuadora de vidrio. 

Agrega agua una pizca de sal al gusto y, si lo quieres, un par de cucharadas de jarabe de agave. Comienza a mezclar y agrega lentamente el agua restante.

Prepara un tamiz grande y cúbrelo con un paño de cocina limpio. 

Coloca el colador encima de un tazón y vierte la bebida a través del paño de cocina: la leche de cáñamo se recogerá en el tazón de abajo, mientras que en el paño de cocina puede recoger las cáscaras (semillas agotadas, ricas en fibra). 

Para facilitar el goteo, se recomienda apretar el paquete con las manos.

La leche de cáñamo se puede probar de forma natural o se puede usar para preparar batidos de frutas o representar la materia prima para la preparación de tofu de cáñamo.

La leche de cáñamo se puede guardar en la nevera durante 3-4 días.