Publicado el

¿Qué es el cáñamo?

qué es el cáñamo

Para saber qué es el cáñamo tenemos que entender que estamos ante una planta cultivada por el ser humano durante milenios. Cáñamo, proveniente del latín cannabum, es la denominación común de la planta cannabis sativa, según su nombre científico.

Aunque en la mayor parte del mundo consideramos que el cáñamo corresponde con la cannabis sativa, hay otros dos tipos de géneros de esta planta que también pueden recibir este nombre.

Hablamos de la cannabis indica, un subtipo de la región de Kush (India), con menor envergadura, hojas más anchas y un mayor número de ramas y de la cannabis ruderalis, típica de Asia Central y la primera en ser utilizada para la alimentación.

Aun así, por su extensión global e importancia histórica, así como por las miles de variedades que ha desarrollado, podemos decir que el cáñamo es una planta (cannabis sativa) de tallo erguido, ramoso, áspero, hueco y velloso, hojas lanceoladas y opuestas y flores verdosas.

Además, también se conoce por cáñamo lo que realmente sería la fibra de cáñamo, un material utilizado para hacer cuerdas, papel, textil, etc… a lo largo de la historia.

Más moderno es el uso del cáñamo en la alimentación en Occidente, especialmente de sus semillas, con un alto valor proteico y omega 3 y 6, su harina, su aceite o para hacer cerveza.

Un error habitual es confundir el cáñamo con la marihuana, ya que, aunque proviene de algunas variedades del cáñamo, tiene unas características diferentes que desarrollaremos más adelante.

El cáñamo en la historia

velas de cáñamo

Los primeros datos confirmados del cultivo de cáñamo se dan en el 4.000 a. C. en el territorio que corresponde a la actual China. Desde allí llegaría a Europa a través de Persia, India y Asia Central en los siguientes milenios, hasta convertirse en uno de los cultivos industriales más importantes.

En España el cultivo de cáñamo tuvo una gran importancia tras la Reconquista, a la vez que el país se convertía en la principal potencia marítima del mundo. Tanto las velas como las cuerdas utilizadas en sus buques se hacían con este material que ofrece una mayor flexibilidad y resistencia.

De hecho, incluso las carabelas de Cristóbal Colón, Santa María, La Niña y La Pinta, tenían velas y cuerdas realizadas en cáñamo.

Debido a la importancia del cáñamo industrial para la navegación, serían también los españoles los primeros en llevar el cáñamo a América, aunque posteriormente ingleses, holandeses, portugueses y franceses también lo introducirían en sus respectivas colonias.

Durante siglos, tanto el uso recreativo del cáñamo a través de la marihuana y el alimenticio se circunscribieron al continente asiático. Además, su consumo era habitual en determinadas ceremonias religiosas teniendo un cariz ceremonial y ocasional.

Finalmente, ya en el siglo XX, la popularidad de la variedad de cáñamo que producía la marihuana conllevó al control o la prohibición de su cultivo en varios países del mundo, incluyendo Estados Unidos y la Unión Europea.

En España se legalizaría el cultivo de cáñamo en el año 1999, siempre con un permiso especial de las autoridades, mientras que en Estados Unidos la legalización llegó en el año 2018.

Diferencias entre el cáñamo y la marihuana

Flor de marihuana

Pero, ¿por qué se prohibió el cáñamo si no es lo mismo que la marihuana? Diferenciar entre esta planta y la marihuana es otro aspecto fundamental si queremos conocer qué es el cáñamo y cuál es su situación actual.

Como hemos indicado anteriormente, existen un gran número de variedades de cáñamo, siempre dentro del subtipo cannabis sativa. Una de las características de esta planta es tener un porcentaje de THC, que es un principio psicoactivo.

THC son las siglas de tetrahidrocannabinol, un principio descubierto en el año 1964 y que es el causante de los efectos psicotrópicos habituales en el consumo de marihuana.

Sin embargo, en 1984 se desarrollaron en Francia unas cepas que no tenían más de un 0,3% de THC, con lo que su uso y su consumo eran totalmente inocuos, legalizándose dichas cepas.

A día de hoy conviven plantas de cáñamo con menos de un 0,3% de THC, que es el llamado cáñamo industrial, utilizado tanto en la industria textil como en la alimentaria, y otras con un porcentaje muy superior, utilizados para producir marihuana.

La marihuana que se consume con fines recreativos o terapéuticos es la flor del cáñamo antes de ser fertilizada (en la imagen). Por esa razón, los cultivos de marihuana solo utilizan plantas femeninas.

Sin embargo, en los cultivos de cáñamo industrial se utilizan tanto plantas masculinas como femeninas. De hecho, las semillas de cáñamo, que aparecen tras la fertilización de sus flores, son uno de los alimentos más interesantes a nivel nutricional que existen en la actualidad, especialmente para dietas veganas por su alto contenido proteico.

Aplicaciones del cáñamo en la industria

Cuerda de cáñamo

Desde que el ser humano descubrió el cáñamo ha utilizado la fibra de cáñamo para crear diferentes productos necesarios para su vida cotidiana.

La fabricación de papel de cáñamo dio sus primeros pasos en el siglo I. a. C. en China, siendo una de las claves en el desarrollo de su escritura. Su fórmula fue considerada un secreto de estado durante siglos, hasta su llegada a Europa en el siglo XV.

En la actualidad, sin embargo, el papel de cáñamo es bastante minoritario, pese a su mayor durabilidad (se han conservado documentos de más de 1500 años realizados en este material) y resistencia.

Su mayor ventaja es contar con una mayor resistencia tanto al rasgado como a la humedad por lo que se le añade al papel reciclado y a distintos tipos de papel artístico, billetes, papel de fumar o incluso filtros para máquinas.

También las cuerdas de cáñamo han sido fundamentales en la historia de la humanidad. La razón es que se trata de un material resistente al moho, la humedad y los rayos ultravioleta, siendo perfectos para largas travesías oceánicas.

Junto a las cuerdas, el cáñamo también ha tenido grandes aplicaciones en la industria textil. Desde las velas de los barcos a túnicas, pantalones (por ejemplo, los primeros vaqueros de Levis), camisas e incluso zapatos.

Su dureza, resistencia y durabilidad hacía de este material uno de los más interesantes como ropa de trabajo.

En la actualidad, debido a su textura puede resultar áspera, similar al lino, se combina con algodón para dar un resultado más suave y apto para estos tiempos.

El cáñamo en la alimentación

GreenBear productos a base de semillas de cáñamo

Fue uno de sus primeros usos y es otro de los que más está creciendo en los últimos años. La alimentación con cáñamo es cada vez más habitual, ya sea a través de harinas de cáñamo, semillas, aceites o proteínas.

Entre las propiedades del cáñamo más importantes destaca su alto contenido en proteínas. Las semillas de cáñamo cuentan con todos los aminoácidos esenciales en unas cantidades solo superadas por la soja en el mundo vegetal.

Por ello y debido también a su alto contenido en ácidos grasos esencial Omega 3 y Omega 6, es un alimento ideal para dietas veganas y vegetarianas, ofreciendo una mayor capacidad de absorción para el organismo gracias a sus vitaminas y minerales.

Con un sabor parecido a la almendra, el cáñamo se utiliza principalmente para hacer postres como tartas o galletas, aunque también es habitual su consumo en tabulé o incluso en pesto.

El aceite de cáñamo es ideal para aliñar ensaladas, siendo recomendable su utilización en frío. También es habitual usarlo en el hummus, sopas frías y otras salsas. En este caso, es importante que su obtención también sea en frío para que no pierda propiedades.

En cuanto al sabor, tiene un sabor suave, con toques de nuez, terroso, tanto apto para dulce como salado.

Ventajas del cáñamo

Planta de cáñamo

Las ventajas del cáñamo van más allá de sus excelentes propiedades nutricionales. Además de sus características ideales para mantener la salud del cuerpo humano, el cáñamo también es perfecto para mantener la salud del suelo donde se cultiva.

La resistencia del cáñamo a la mayor parte de plagas y microrganismos hace que no sea necesario el uso de plaguicidas o pesticidas, pudiendo cultivarse de forma totalmente natural. Por ello, la certificación ecológica de sus cultivos es más fácil que en otros granos.

Además, el cáñamo no necesita fertilizantes y puede crecer incluso en suelos erosionados. Esta planta es bastante efectiva a la hora de eliminar toxinas del suelo, recuperándolos por completo.

También su consumo de agua es inferior al de otras plantas como el trigo, el maíz o el algodón. Por ello, también se está comenzando a utilizar para la fabricación de biocombustibles.

El cáñamo es una de las plantas más versátiles que podemos encontrar en la actualidad, con una gran utilidad en la industria y grandes propiedades alimenticias.

Su cultivo es completamente sostenible, al no necesitar fertilizantes o pesticidas y ayudar a recuperar suelos en peligro, eliminando toxinas y necesitando un aporte de agua inferior a otras alternativas.

En definitiva, el cáñamo es una planta a la que es muy fácil amar, con una gran importancia en la historia y que, por fin, está volviendo a tener el papel predominante que necesita gracias a sus propiedades y a su facilidad de cultivo.

Green Bear, una apuesta por el cáñamo

En Green Bear somos amantes del cáñamo. Llevamos desde 2015 fabricando distintos productos de cáñamo, tanto cervezas, con tres variedades diferentes (Mango IPA, Chocolate Stout y Hemp Pale Ale) a proteínas, semillas, harinas y aceites de cáñamo.

 Todos nuestros productos provienen de cultivos ecológicos certificados CCPAE, sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.