Publicado el

Propiedades de la harina de cáñamo

Propiedades harina de cáñamo

Las propiedades de la harina de cáñamo hacen que su consumo sea especialmente indicado para dietas ricas en proteínas y fibra. Con un importante aporte de vitaminas y minerales, la harina de cáñamo se puede utilizar para cocinar todo tipo de productos.

Desde panes, bizcochos o galletas hasta hamburguesas vegetales o batidos, debido a su alta solubilidad. La harina de cáñamo puede mezclarse con otras harinas como la de trigo, centeno, soja, maíz, cebada o avena, entre otras, sin problema.

Añadiendo una cucharada de harina de cáñamo a nuestro menú diario podemos disfrutar de su gran aporte de nutrientes, consiguiendo un alto porcentaje de fibra para mejorar el tránsito intestinal y los aminoácidos esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano.

¿Cómo se obtiene la harina de cáñamo?

La harina de cáñamo proviene de las semillas de cáñamo. Es importante tener en cuenta que son las semillas de cáñamo y sus productos derivados como el aceite, la proteína de cáñamo o la harina, los únicos productos del cáñamo que se pueden consumir de forma legal.

Para ello, tiene que estar certificado y controlado por la Administración, para asegurarse que sean las cepas correctas y no tengan un porcentaje de THC superior al 0,2%. Según establece el  Reglamento (UE) nº 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013:

Respecto a los alimentos derivados del cáñamo autorizados para ser comercializados en la Unión Europea, sólo presentan historial de consumo seguro y significativo aquellos procedentes exclusivamente de las semillas del cáñamo, por ejemplo aceite, proteína de cáñamo, harina de cáñamo, y siempre y cuando sean variedades de Cannabis sativa L. con contenido en tetrahidrocanabinol por debajo del 0,2%.

Aceite de cáñamo con semillas y harina

Por ello, para conseguir harina de cáñamo hay que utilizar un método de prensado en frío de sus semillas. Este proceso se realiza de forma suave y de baja velocidad, para evitar que se caliente o que haya que romper la semilla. Haciendo gran presión con una especie de molino helicoidal, va saliendo el líquido de la semilla y una especie de harina.

Una vez terminado el prensado, se separa por un lado el aceite de cáñamo y por otro la harina, a la que se realiza un proceso de refinado.

A diferencia de lo que ocurre con otras harinas como la harina de trigo, el refinado de la harina de cáñamo no afecta a su composición nutricional, manteniendo sus aminoácidos esenciales, fibras y proteínas.

Proteínas completas con todos los aminoácidos esenciales

Si hay una propiedad que hace famosa a la harina de cáñamo y a todos los derivados de la semilla de esta planta, es sus proteínas de alta calidad.

No solo es importante que tenga un alto porcentaje en proteínas (15%), sino que además estas contienen todos los aminoácidos esenciales en un porcentaje elevado.

Los aminoácidos esenciales son aquellos que el cuerpo humano no puede generar por sí mismo, por lo que depende de la alimentación para contar con dichos nutrientes.

En total, hay diez aminoácidos esenciales: leucina, isoleucina, valina, metionina, lisina, fenilalanina, triptófano, treonina, histidina y arginina. Además, hay otros doce catalogados como no esenciales al poder ser producidos por el organismo, pero que son igualmente imprescindibles para el cuerpo.

Cada aminoácido tiene sus propias funciones en el organismo, siendo fundamentales para la cicatrización, el correcto funcionamiento del sistema neurológico y digestivo, etc…

Entre las propiedades de la harina de cáñamo también destaca su cantidad de edestina. La edestina es un tipo de globulina muy importante en la sangre, siendo precursora de la hemoglobina, de las enzimas y los anticuerpos.

Se recomienda tomar todos los aminoácidos esenciales a diario, no necesariamente en todas las comidas, pero si a lo largo del día. Tampoco es necesario que sea en grandes cantidades.

En el caso de la harina de cáñamo basta con una cucharada al día para darnos ese aporte proteico que el cuerpo necesita.

chica haciendo deporte

Minerales para mantener el cuerpo en perfecto estado

Otra de las propiedades de la harina de cáñamo más destacada es su alta cantidad de minerales.

Principalmente destaca por su cantidad de calcio, fundamental para la salud de los huesos, y el hierro, un nutriente esencial para la circulación sanguínea. El hierro de la harina de cáñamo no cuenta con ningún inhibidor que dificulte su absorción, como si pasa en otros alimentos vegetales.

Además, también cuenta con otros minerales como zinc, magnesio, fósforo o potasio.

Por ello, unido a que cuenta con proteínas completas con todos los aminoácidos se trata de un alimento recomendado para dietas veganas y vegetarianas. Las personas preocupadas por la alimentación y su salud, han encontrado en la harina de cáñamo un aliado imprescindible.

Igual que las semillas de cáñamo adelgazan, la harina de cáñamo puede ser un aliado perfecto para mantener la línea siguiendo una dieta equilibrada.

En cualquier caso, la alimentación debe combinarse con una vida activa, de manera que no solo perdamos peso, sino que ganemos en salud. Según los expertos, con una hora de ejercicio al día es suficiente para evitar que el cuerpo se oxide y sentirnos más a gusto con nosotros mismos.

Alto contenido en vitaminas del grupo B

Los beneficios de las semillas de cáñamo también pueden verse en las vitaminas disponibles en la harina. Con vitaminas del grupo B, se trata de una excelente forma de mejorar la alimentación diaria.

Estas vitaminas son necesarias para prevenir enfermedades como la anemia, producida por la falta de vitamina B12 o B6. Todas las vitaminas de este grupo tienen su función en la sangre, ayudando a la creación de los glóbulos rojos y su correcto funcionamiento.

El ácido fólico, que pese a su nombre es también un tipo de vitamina B, concretamente la B9, se haya en grandes cantidades en la harina de cáñamo. Esta vitamina tiene un efecto en la protección de la mujer en su edad fértil y durante el embarazo.

En el mismo, el ácido fólico previene defectos congénitos en el cerebro y la columna vertebral del neonato.

Sin embargo, si lo que queremos es beneficiarnos de la relación de omega 3 y omega 6 que tienen las semillas es más recomendable utilizar el aceite de cáñamo o las semillas peladas, ya que cuentan con una mayor concentración que en la harina.

Con una digestibilidad del 90%, mayor que el trigo o el maíz, la harina de cáñamo es perfecta para asimilar todos estos nutrientes en el organismo, sin que provoquen digestiones pesadas ni pesar de estómago.

Harina de cáñamo, aceite y semillas

Una harina sin gluten

Otra de las propiedades de la harina de cáñamo fundamentales para su consumo es que el cáñamo no tiene gluten.

El gluten es una proteína muy habitual en la mayor parte de los cereales. Se trata de la unión de dos proteínas: la gliadina y la glutenina. No son perjudiciales en sí mismas, ya que permiten dar elasticidad, viscosidad y plasticidad a las masas donde se encuentran.

Sin embargo, hay un elevado número de personas que son intolerantes al gluten o tienen una enfermedad, la celiaquía, que hace que este componente dañe las paredes del intestino delgado.

Para recetas en las que haya que combinar la harina de cáñamo con otros tipos de harina como el pan o los bizcochos, si somos celiacos es importante no mezclarla con harina de trigo, centeno o avena, ya que de lo contrario el plato tendría el gluten de estos cereales.

Harinas como la de trigo sarraceno, arroz o maíz son mejores opciones en estos casos, ya que tampoco tienen gluten de forma natural.

De todas formas, hay que señalar tomar gluten si no se es celiaco o intolerante es completamente saludable y las harinas de cáñamo y con gluten se pueden mezclar sin ningún tipo de problema.

Otra propiedad muy beneficiosa de la harina de cáñamo es que no produce gases como las legumbres o la soja. Se trata de una harina totalmente digerible, que no tiene ningún componente que evite la absorción de sus nutrientes, algo que también pasa con la soja que tiene inhibidores de la tripsina.

¿Qué recetas se pueden hacer con harina de cáñamo?

La mayor parte de los platos con harina de cáñamo se realizan combinando la misma con otras harinas. La harina de cáñamo es muy versátil y puede mezclarse con cualquier otra harina de las que usamos habitualmente en cocina.

Lo que sí es importante es mantener unos porcentajes diferentes, según el plato que vayamos a realizar y las harinas en cuestión. La media es el uso de entre un 10% y un 30% de harina de cáñamo y entre un 70% y un 90% de cualquier otra harina.

Bizcocho de cáñamo

El sabor a nuez tan característico de esta harina se puede percibir con un porcentaje bajo pero siempre es recomendable que sea predominante otros sabores más suaves como el de la harina de trigo para hacer pan o bizcochos.

También es común su uso en tartas, galletas y pastelas. En general, en cualquier plato que se haga con harina, se puede sustituir por una mezcla de harina de cáñamo y otras harinas.

Otra de las propiedades de la harina de cáñamo es su alta solubilidad, lo que permite utilizarlo como el aceite de cáñamo para cocinar, en batidos, cremas y zumos. Ya sea en agua o en leche, la harina se deshará por completo.

Por ello, cremas de verduras o marisco, hummus, pestos o el baba ganoush, entre otros platos, se pueden hacer con éxito con harina de cáñamo, dándole un toque diferente y original.

banner de recetas con semillas de cáñamo