Publicado el

Aceite de cáñamo para cocinar: ¿cómo usarlo?

Ensalada con aceite de cáñamo para cocinar

El aceite de cáñamo para cocinar es uno de nuestros mayores aliados para mantener una dieta sana y equilibrada.

Siempre que lo tomemos en frío -con el calor pierde sus propiedades-, el aceite de cáñamo contiene una alta calidad de grasas buenas o poliinsaturadas, proteínas, minerales, Omega-3 y Omega 6.

Junto al aceite de oliva virgen extra, se trata de uno de los mejores aceites vegetales, aunque también es un gran desconocido para la mayor parte de la población.

Solo una pequeña minoría de privilegiados (sí, tú eres ya uno de ellos) conocen la existencia de este aceite y han comenzado a utilizarlo en sus elaboraciones gastronómicas.

Deportistas y nutricionistas han sido los primeros en descubrir los grandes beneficios que tiene el aceite de cáñamo para cocinar, pero tal como pasó con otros aceites de semillas como el de lino, solo es cuestión de tiempo que se convierta en uno de los más populares.

Usos del aceite de cáñamo

chica se pone aceite de cáñamo en el brazo

Curiosamente, el aceite de cáñamo para cocinar no fue el primer uso de dicho aceite. Como pasó con el mismo cáñamo, más utilizado en un primer momento para hacer cuerdas, textil o papel que para la alimentación, las primeras aplicaciones del mismo no fueron culinarias.

En el caso del aceite, su uso ha estado ligado a la cosmética y a los remedios naturales. El aceite de cáñamo es perfecto para pieles secas y problemas tópicos como psoriasis, acné, eczemas o caspa.

También su poder antiinflamatorio no solo se consigue con su consumo sino también con su uso tópico. Incluso sirve de filtro leve a los rayos ultravioletas, aunque nunca debería ser una alternativa de la crema solar para una exposición prolongada.

El aceite de cáñamo es un humectante natural, que previene el envejecimiento de la piel y la mantiene sana y saludable.

En este aspecto, sí que hay que señalar que no está indicada para pieles grasas. Son las pieles secas las que se pueden beneficiar de su uso cosmético, pero para las grasas podrían ver empeoradas su situación.

El otro gran uso del aceite de cáñamo es la cocina. Aunque los beneficios de las semillas de cáñamo en la alimentación se conocen desde hace milenios, el uso de aceite es algo posterior.

También tuvo su origen en China e, igualmente, se usaba principalmente como parte de la medicina china tradicional. Posteriormente, comenzó a utilizarse en sopas frías, aliños y aderezos, que se mantiene hoy en día como su principal uso gastronómico.

¿Cómo se obtiene el aceite de cáñamo?

aceite de cáñamo con semillas y harina

Para obtener el aceite de cáñamo para cocinar hay que realizar un proceso de presión en frío de las semillas. Que el procesado sea en frío y sin refinar es muy importante, ya que con el uso del calor pierde sus nutrientes y su sabor se vuelve desagradable.

Es su mayor beneficio, el alto contenido de grasas poliinsaturadas –hasta un 80%- lo que también se convierte en su principal inconveniente. No se puede usar para freír, plancha o para cualquier otra elaboración que requiera calor.

Con las altas temperaturas el aceite de cáñamo se hace inestable, se descompone y se forman radicales libres, aldehídos y peróxidos lipídicos.

Los radicales libres son unas sustancias perjudiciales para el organismo que oxidan las células y provocan un envejecimiento prematuro. También pueden ayudar a la formación de diferentes enfermedades como el cáncer.

Otros aceites de alta calidad como el aceite de oliva virgen extra también pueden generar radicales libres a partir de los 170ºC. Por eso, no se recomiendan para freír.

El punto de humeo del aceite de cáñamo

Mujer echando aceite en un mortero

A esta temperatura en el que las células se descomponen y los radicales libres surgen se le llama el punto de humeo.

En el caso del aceite de cáñamo para cocinar, el punto de humeo se sitúa entre los 110 y los 165 grados. Por ello, solo se recomienda su uso en frío o en platos templados, pero nunca para cocinar en una freidora, una plancha o una sartén.

Más información: El mejor aceite para freír

En el horno solo se puede utilizar en cocciones a baja temperatura de larga duración, por lo que tampoco es habitual su uso.

También es importante no alertar. De la misma manera que no pasa nada por tomar una fritura hecha en aceite de oliva virgen, tampoco por hacerla en aceite de cáñamo.

Simplemente, dejará de ser un alimento súper saludable con múltiples beneficios para convertirse en un alimento perjudicial como las grasas monoinsaturadas o el azúcar.

Además, en el caso del aceite de cáñamo su sabor cambia con el calor, siendo menos agradable que en su consumo en frío.

¿Es lo mismo aceite CBD que aceite de cáñamo?

hombre tomando CBD

Una de las dudas más habituales que tienen los usuarios de aceite de cáñamo es si es lo mismo que el aceite CBD.

Aunque ambos aceites proceden del cáñamo, no estamos ante un mismo producto con la misma composición.

El CBD son las siglas de cannobidol es el compuesto natural que se encuentra en la flor resinosa del cannabis. Una sustancia segura y no adictiva, el CBD es uno de los más de cien «fitocannabinoides», que son exclusivos del cannabis y le confieren a la planta su robusto perfil terapéutico. Se ha popularizado frente al THC porque no tiene efectos psicoactivos y cuenta con importantes efectos medicinales.

Las cepas de cáñamo que se cultivan para el consumo humano cuenta con un porcentaje elevado de CBD y un porcentaje inferior al 0,3% de THC.

Mientras que el aceite CBD es un producto de parafarmacia, un extracto de cannabinoides proveniente de la flor del cañamo, cuando hablamos de aceite de cáñamo para cocinar, hablamos de un aceite que viene directamente de la semillas separada de las sus cascaras y prensadas en frío, y listo para consumir.

Podemos decir que aceite de cáñamo tiene un porcentaje de CBD inexistente porque las semillas no contienen cannabinoides.

Si lo que buscamos es un aceite natural para utilizar en nuestra alimentación diaria, ese es el aceite de cáñamo.

Propiedades del aceite de cáñamo

aceite de cáñamo greebbear

Las semillas de cáñamo adelgazan en una dieta equilibrada y acompañadas de ejercicio físico y el aceite de las mismas también. Por ello, fueron los nutricionistas y los deportistas los primeros que tuvieron en cuenta sus efectos beneficiosos.

Si por algo destaca el aceite de cáñamo por contar con ácidos grasos esenciales para el cuerpo humano, que no pueden generarse fuera del organismo y que son imprescindibles para un correcto funcionamiento del mismo.

Además, por su contenido en sitosterol, se trata de un alimento altamente recomendado para frenar el colesterol, a lo que ayuda la relación entre Omega 6 y Omega 3, de 3:1.

También el omega 9 está presente en el aceite de cáñamo, que sin ser tan indispensable como los omegas 6 y 3 (el cuerpo puede producirlo por sí mismo) es también fundamental en el correcto funcionamiento del cerebro.

Además, el aceite de cáñamo tiene un importante número de vitaminas, entre las que destaca la vitamina E y minerales como el magnesio, el calcio el potasio o el hierro.

El sabor del aceite de cáñamo para cocinar

Plato de pasta al pesto

El aceite de cáñamo tiene un sabor suave que puede recordar al del aceite de oliva. Frente al sabor del aceite de oliva, los matices del aceite de cáñamo son más terroso recordando bastante al sabor de la nuez.

Para disfrutar correctamente de su sabor hay que usarlo con moderación, pudiendo tomarse también solo en cucharadas, pero disfrutándose más en combinación con otros platos.

Por su gusto a nuez, es especialmente recomendable para platos con frutos secos o vegetales, en aliños y aderezos. Puede combinar bien con otros aceites como el de oliva o directamente sustituirlo, así como con vinagre para hacer vinagreta.

¿Con qué platos puedo utilizarlo?

¿Cómo usar el aceite de cáñamo para cocinar? Mesa vista desde arriba con comida

Como ya hemos comentado anteriormente, el principal tip que necesitas para usar el aceite de cáñamo para cocinar es no usarlo en caliente. Para sacar el máximo provecho a su sabor y a sus propiedades, siempre hay que usarlo en frío.

Dicho esto, el aceite de cáñamo es un alimento bastante versátil con el que se puede jugar mucho en la cocina. Con un alimento tan nuevo en nuestra dieta, experimentar siempre nos puede traer las mayores alegrías.

Aún así, vamos a explicar los platos más habituales en los que se suele utilizar.

Quizá lo más habitual sea verlo en aderezos para ensaladas. Su sabor a frutos secos lo hace increíble para aliñar ensaladas o hacer vinagretas. Con un poco de queso fresco, nueces o almendras se puede tomar un plato sabroso y muy saludable.

Otro uso muy habitual en es en batidos. Especialmente los deportistas, pueden usar el aceite en combinación con zanahorias, espinacas y otras verduras para crear unos batidos muy nutritivos. En este caso el sabor suave del cáñamo se enmascara, por lo que es una buena opción si no nos encanta su gusto.

También en los batidos de proteínas suplementarios se puede utilizar sin problema añadiendo una cucharadita de aceite.

Como aderezo para bocadillos o sándwiches también es bastante habitual. En este caso el objetivo es hacerlos más sabrosos y digestivos, mojando el pan en una cucharada de aceite. Funciona muy bien con bocadillos vegetales y con el queso.

Otra idea que funciona genial es su uso en un pesto ya sea de almendras o piñones. El aceite de cáñamo combina muy bien con la pasta, no solo con la pasta de trigo sino también con la de centeno, lentejas o de trigo sarraceno.

Por último, una última opción para acertar con el aceite es usarlo en el hummus. En este caso hay dos opciones, bien podemos echarlo en la mezcla junto con los garbanzos o bien hacerlo de la manera tradicional y utilizar un chorrito antes de comer, a la vez que se le echa el pimentón.

Sea como sea, hay muchas opciones diferentes para disfrutar del aceite de cáñamo y beneficiarse de todos sus beneficios.